Los premios Nobel de literatura del Caribe: una mirada a Gabriel García Márquez y Derek Walcott

Inicios de la premiación del Nobel

Alfred Nobel cambió el sentido de la palabra premiación cuando en 1895, en la redacción de su testamento, instauró el premio que lleva su nombre; y que no es más que el mayor galardón internacional con el que se reconoce anualmente a los personajes cuya contribuciones y acciones en diversas áreas de la ciencia y del quehacer humano, son un ejemplo de compromiso en pro del bienestar del mundo.

 

Cifras importantes del premio Nobel

 Hasta el momento, en sus 121 años de establecimiento, siguen permaneciendo los cinco renglones establecidos en un principio; física, química, fisiología, medicina, paz y literatura. Este último ha sido recibido por 118 personas de las cuales cuatro de estas medallas han sido otorgadas a escritores nacidos en la región caribeña.

En estas breves líneas Soy Caribe Premium, rinde honor a dos grandes caribeños: Gabriel García Márquez y Dereck Walcott, dueños de una capacidad creativa que navegan en diferentes direcciones. Uno, desde su realidad poética y dramática; otro, a través de sus cuentos y novelas llenos de realismo mágico, pero que al final convergen en el mismo sentir de realzar a las culturas donde se desarrollaron sus vidas.

Gabriel García Márquez (Colombia,1927- 2014)

Este ilustre colombiano, quien navegó profesionalmente entre el periodismo y la narrativa literaria, recibe el premio nobel en el 10 diciembre del 1982, «por sus novelas e historias cortas, en las que lo fantástico y lo real se combinan en un mundo ricamente compuesto de imaginación, lo que refleja la vida y los conflictos de un continente».

El Gabo como le solían llamar sus amigos, decide dejar a un lado el acostumbrado frac con el que suelen vestirse los ganadores del solemne premio. Él, en cambio, subir al pódium de Estocolmo, vestido con un liqui-liqui; un traje tradicional de las llanuras de Colombia y Venezuela, que solo usan los hombres en ceremonias especiales.

 

Fragmento del discurso de recibimiento del Nobel de Gabriel García Márquez

 “Agradezco a la Academia de Letras de Suecia el que me haya distinguido con un premio que me coloca junto a muchos de quienes orientaron y enriquecieron mis años de lector y de cotidiano celebrante de ese delirio sin apelación que es el oficio de escribir. Un duro honor que en ellos me pareció de simple justicia, pero que en mí entiendo como una más de esas lecciones con las que suele sorprendernos el destino, y que hacen más evidente nuestra condición de juguetes de un azar indescifrable”, fueron parte de las palabras que el afamado escritor pronunció durante su discurso al recibir dicho premio.

 

Derek Walcott (1930- 2017)

Contrario a Márquez, Walcott, si fue vestido con un elegante frac, a recibir su nobel en 1992. Este gran poeta y dramaturgo santalucense, obtuvo la preciada medalla «por una obra poética de gran luminosidad, con una visión histórica, fruto de un compromiso multicultural». También el Caribe fue un determinante en la carrera de este isleño, quien, en la tradición antillana encontró el refugio perfecto para su poesía, Omeros (1990), una de sus obras más conocidas en la que reinterpreta la Ilíada la traslada al Caribe, es fiel ejemplo de su devoción a sus raíces.

 

Fragmento del discurso de recibimiento del Nobel de Dereck Walcott

 “Hay un poder de júbilo, una celebración de la fortuna, cuando un escritor se descubre como testigo de los albores de una cultura en proceso de definirse, rama tras rama, hoja tras hoja, en ese amanecer que también está definiéndose… el vocabulario personal la melodía individual cuya métrica es la biografía de uno mismo se funde con ese sonido, si uno está de suerte; y el cuerpo se mueve, como una isla que se despierta y echa a andar”, con estas palabras celebró el antillano el recibo de este galardón en su célebre discurso.

 

Otros Premios Nobel del Caribe

Es más que justa la mención de otros dos caribeños ganadores de esta gesta literaria. El poeta  guadalupense Saint-John Perse, ganador en 1960, y el trinitense V.S  Naipaul, quien recibió la medalla en el 2001. No podemos olvidar la trascendencia de la obra literaria de la también guadalupense Maryse Condé, mejor conocida por su novela Segu, quien ha sido varias veces considerada como una de las posibles ganadoras de este premio, y quien  podría convertirse en la primera mujer caribeña, en caso de obtenerlo.

Maryse Condé
Saint-John Perse
V.S Naipaul

 

Pronóstico del próximo premio Nobel de literatura

El próximo premio a nobel a la literatura será entregado el 6 de octubre de este año, ¿Recaerá nuevamente en el Caribe? Es una pregunta que solo tendrá respuesta a su tiempo.

Lo que sí es cierto que tarde o temprano esta fértil región recibirá esta medalla. Porque el caribe es tan prolifero en talento y en historias, como sus incontables y apabullantes olas de su mar.

 

Crédito fotográfico:

Harry Ransom Center, The University of Texas at Austin.

Fuentes externas

Portada de libros: Editorial Anagrama, Penguin Random House