Aisha Syed Castro: Virtuosismo musical hecho mujer

Para la real Academia Española el adjetivo “virtuoso/a”, al referirse a un artista, define a un individuo que domina de modo extraordinario la técnica de un instrumento. Con esta palabra ha sido calificada repetidas veces por diversos medios periodísticos mundiales, la afamada violinista Aisha Syed Castro, que con tan solo 31 años tiene una exitosa trayectoria artística. Cada vez que deleita musicalmente a su público, su cuerpo parece danzar sutilmente al compás de la música, y sus gestos faciales articulan cada nota ejecutada.

 

A través de su violín, al que permite en cada presentación convertirse en su segunda voz, transmite un sin número de sentimientos y emociones. Esta artista, embajadora musical indiscutible, nacida en República Dominicana, le ha dado “la vuelta al mundo” con su obediente y pequeño compañero de 4 cuerdas, como lo hicieran Phileas Fogg y su ayudante Jean Passepartout, en la afamada novela de Julio Verne.

El Kauffman Hall, el Carnegie Hall de Nueva York, el Wigmore Hall de Londres, el Clairmont  Hall en Tel‐Aviv, el Alte Rathaus Barocksaal de Viena, el Yehudi Menuhin Forum en Berna, el Palacio de Linares en Madrid, el Palacio de los Emiratos Árabes en Abu Dhabi, el Palacio de Luxemburgo, el Palacio de Fontainebleau en Paris, entre otros, son escenarios que han permitido al mundo disfrutar de de su desbordante talento, además de su elegante y bella presencia.

Sus años de inicio son testigos de su genialidad. A los cinco tocó sus primeros acordes. A los 11 debutó con la Orquesta Sinfónica Dominicana, en el concierto en Sol menor de Max Bruch. Y con solo 13 años fue la primera latina en ser aceptada en la escuela de niños prodigios Yehudi Menuhin School, en Inglaterra.

Aisha Syed Castro,  se formó profesionalmente en el Royal College of Music y en el Guildhall  School of  Music and Drama, completando sus estudios con la prestigiosa beca Soirée d’Or. Es creadora del proyecto altruista “Music for Life” permitiendo que la música clásica llegue a espacios menos pudientes. Junto al director sinfónico Gustavo Dudamel, es embajadora del programa de LEALA, que promueve los valores culturales latinoamericanos y  la difusión del español en Estados Unidos.

Dueña de varios galardones, dentro de los cuales se encuentran el Henry Wood Trust Award  en Londres (2009), y el Latin Pride National Award en Estados Unidos (EE.UU) (2009). Nominada 11 veces en los premios especializados en el arte Dominicano y ganadora de tres estatuillas como artista destacada en el extranjero, (2009,2013, 2014). Aisha,  ha compartido escenario con un gran número de artistas, tales como el pianista Jeremy Menuhin, los violinistas Julian Rachlin, Igudessman Aleksey, Vernikov Pavel y Boris Kushnir, Maxim Vengerov y su compatriota el Jazzsista dominicano Michael Camilo, entre otros.

En esta breve y personal entrevista, Soy Caribe acerca a sus lectores a conocer de  manera más personal a esta destacada artista dominicana, Aisha Syed Castro.

 

¿El violín  fue siempre  tu plan A? ¿Fue una decisión personal o sugerida por tus padres?

Por el hecho que inicié profesionalmente a los 11 años no tenía la madurez para que fuese mi plan A. Era un sueño que paso a paso se hacía y hace realidad. Mi madre,  luego de yo elegir el violín a los cinco años,  siempre me apoyó.

 

¿Pensaste alguna vez estudiar otro instrumento u otra cosa que no fuera música?

Soy músico clásico, porque la música clásica es la que me mueve. No porque siento que es superior o inferior a otros géneros. Uno siempre tiene ideas en su cabeza de cosas que hubiese querido ser, en mi caso astronauta.

 

Naces en el Caribe, donde  los  ritmos musicales son muy distintos a la música clásica que te caracteriza. ¿Cómo  te identificas musicalmente con la cultura caribeña? 

Estudio e interpreto la música clásica no solamente europea, sino Latinoamérica desde hace muchos años y contemporánea igualmente. Esta música muchas veces tiene influencias y ritmos folclóricos, por lo que siento que esa esencia siempre está presente, especialmente en mis producciones discográficas, de las cuales la primera se llama “Pasión Latina”.

 

¿De dónde procede tu genialidad? ¿Es innata? ¿Se trabaja?

No me llamaría genio. Simplemente trato de cultivar el don que Dios me ha  prestado con disciplina y esfuerzo además de pasión, porque realmente amo tocar las obras que  interpreto en el violín.

 

¿Cuál consideras que es técnicamente la pieza más complicada para un violinista?

Hay muchas, pero las de Paganini deben de estar en el tope de la lista.

 

 ¿De los grandes violinistas mundiales con cuál te identificas y por qué?

Contemporáneo con ninguno, pero sí me han comentado muchas veces que mi sonido recuerda a los intérpretes de la mitad del siglo pasado, Zigetti, Menuhin y demás.

 

 Cuéntanos sobre tu impresión y acogida en torno a tus presentaciones en España el año pasado en tu gira Heritage  World Tour Highlights.

Fue un tour fantástico por la gracia de mi Señor Jesús. El debut en el Palau de les Arts interpretando el concierto de Tchaikovsky, el retorno al Carnegie Hall con un sold-out, el debut en  el Royal Opera House de Mumbai en la India, el debut con la Sociedad Filarmónica de Lima, el debut en el Auditorio Nacional de Uruguay, debut en Chicago entre otros. Fueron inolvidables.

 

¿Con qué orquesta o director de orquesta que no has tocado hasta  ahora te  gustaría tocar? ¿Algún dueto con alguien especial?

Con el Maestro Ivan Fischer. Dueto; cualquier sonata de violín y piano junto a Martha Argerich.

 

Descríbeme un día normal en tu vida. ¿Cuántas horas estudias y en qué momento del día? ¿Además de ello qué otras actividades realizas para preparar tus conciertos?

Practico entre 3-6 horas, dependiendo si tengo ensayo con orquesta/pianista o no. Trato de una vez termino mi trabajo musical desconectar por completo y estar con la  familia.

 

 ¿Cuál es tu opinión sobre  la enseñanza  musical obligatoria en las escuelas primarias o  secundarias?

Creo firmemente que es el camino hacia la hermandad de la humanidad. Además de los múltiples  beneficios fisiológicos que da la música.

 

¿Ves los premios como un estímulo para tu carrera? ¿Qué  importancia les  das? ¿Crees que son necesarios?

Los premios son un  estímulo hermoso siempre que sean recibidos con el corazón correcto.

 

 ¿Has pensando en algún momento en componer?

He compuesto, pero en mi caso, la interpretación y evaluación del estudio de la misma me consume todo el tiempo disponible.

 

¿Te atreverías a tocar un violín electrónico?

Por curiosidad  en una tienda sí, de hecho en una tienda de Japón probé uno por chiste. Pero no es lo que me mueve.

 

 ¿Qué recomendarías a alguien que quiere empezar a tocar el violín?

Debe de iniciar porque le gusta y también saber que si es para ejercerlo de profesión le consumirá mucho tiempo.

 

¿Cómo te ves como  artista en el futuro?

Yo tomo un día a la vez, espero estar haciendo música, tocando alrededor del mundo, con más grabaciones, pero que todo eso le sirva a la gente de inspiración. Dando a conocer el mensaje de que todo en la vida es transitorio y vale la pena vivir solo para dar toda la gloria y honra a Dios.

 

¿En algún momento de tu vida has pensado en dedicarte al magisterio?

Ya dedico tiempo a enseñar masterclasses, lo he hecho alrededor del mundo y es algo de lo que aprendo mucho.

 

 ¿Qué tiene Aisha que ofrecer en lo que resta este año 2020?

Muchas cosas nuevas. Nuevo disco, nueva gira llamada “Raíces World Tour”,  con nuevos destinos como Belgrado y Suráfrica. Además de todos los destinos que usualmente visitamos.

 

More from Redacción Soy Caribe Premium

Feria del Mango Dominicano en Madrid

Llega al centro de Madrid la Segunda Feria Internacional del Mango Dominicano, un...
Leer más