Gastronomía Solidaria en el Caribe

Varios estudios afirman que la solidaridad está basada en una filosofía de vida conocida como win-win. Quienes comparten su solidaridad con otros, además de mejorar su salud mental y física, consiguen mejorar su felicidad. Esta conexión entre solidaridad y felicidad a través de la responsabilidad es el concepto de la felidaridad.

A pesar de la dureza de esta crisis sanitaria, económica y social, que ha tocado de lleno al turismo y a la hostelería, son muchas las acciones solidarias que se están llevando a cabo por numerosos restaurantes y chefs del Caribe.

Gastronomía Solidaria República Dominicana

Chef Tita, reconocida como la embajadora de la nueva gastronomía dominicana, está trabajando, desde su Fundación IMA, en colaboración con la FAO y el Banco de alimentos, en un nuevo proyecto para llevar diariamente comida a más de 200 personas con productos donados y procedentes de excesos de producción dentro del Programa Mundial de Alimentos.

Una acción solidaria que también llegará al personal sanitario y policías que durante estos días cuidan de los dominicanos.

La chef María Marte, cambió las cocinas del Club Allard en Madrid, dos estrellas Michelin, para regresar a su tierra y ayudar a través de la Escuela Serranía en formar a jóvenes mujeres sin recursos. Actualmente también está donando comidas a vecinos en riesgo en su pueblo, Jarabacoa.

En la siempre bulliciosa Zona Colonial de Santo Domingo, el chef ejecutivo Saverio Stassi y su socio Louis Broker, propietarios del restaurante Pat´e Palo, han puesto en marcha otra iniciativa para proporcionar desayunos y cenas a los policías y recoger donaciones para proporcionarles mascarillas y guantes protectores.

La activista y cantante Diomary La Mala, es propietaria del restaurante Mal de Amores, desde sus cocinas, abiertas durante la cuarentena, se cocinan comidas para llevar y con los huesos y despojos se preparan raciones de comida para los otros del barrio, como a ella le gusta llamar a los perros.

El laureado restaurante La Cassina, ha puesto a la venta entre sus clientes unos bonitos delantales diseñados por Sarah Cury.

La recaudación de estas ventas se destina íntegramente para los empleados que por la crisis han dejado de percibir las propinas voluntarias que representan hasta un 65% de sus ingresos mensuales.

El equipo de cocina del restaurante La Dolcerie también se ha querido sumar a este movimiento solidario cocinando más de 1600 comidas para el personal sanitario.

Gastronomía Solidaria México

La crisis sanitaria también ha obligado a cerrar la mayor parte de los restaurantes de México, sin embargo, algunos chefs de la alta cocina no se han olvidado de los más necesitados.

Un buen ejemplo es lo que vienen haciendo un grupo de ellos en Mérida (Yucatán), bajo el lema #cocinerosunidosporunabuenacausa, cocinan con productos donados por particulares y empresas para después ser repartidos entre indigentes, familias sin recursos, personal sanitario, niños enfermos de cáncer o a los albergues de mayores.

Cocineros como David Cetrina del restaurante La Tradición, Alejandro Herrera (La Nostra Cucina) y Gerardo Llaca (Cuisine G) siguen apoyando y dando ejemplo de su solidaridad en tiempos difíciles.

El cozumeleño Juan Carlos Puga y el madrileño chef Alex Urbano, socios de Azul Madera, uno de los mejores restaurantes de la isla de Cozumel, se han convertido durante esta pandemia en auténticos activistas solidarios.

Restaurante Azul Madera

Desde el cierre temporal de su restaurante no han parado de colaborar y ayudar a los cozumeleños en riesgo de exclusión social.

A los empleados se les ofrece una pequeña aportación económica y además son apoyados con la entrega de alimentos para sus familias.

Sus acciones sociales traspasan los muros de su establecimiento para llegar hasta todos los rincones de la isla, repartiendo y colaborando con el Gobierno Local en el reparto de alimentos.

Recientemente y coincidiendo con el día de las madres, han regalado pizzas familiares a madres sin recursos. Conscientes que los turistas aún tardarán en llegar a la isla, ya están trabajando en un nuevo proyecto junto a una decena de restaurantes, para repartir comidas a diario en varios puntos de la ciudad.

En Playa del Carmen (Riviera Maya) el talentoso chef Daniel Manzano está organizando cenas benéficas con reparto a domicilio. Los menús de degustación son entregados a domicilio y con el dinero recaudado se colabora con la Fundación “Contando con un amigo” y su escuela de niños.

Daniel además subraya que es una manera de colaborar también con los proveedores locales.

Gastronomía Solidaria Colombia

La gastronomía colombiana tiene un gran poder de transformación social sobre todo cuando cocineros con responsabilidad deciden poner en marcha proyectos solidarios y de nutrición, como es el caso de la chef Leonor Espinosa, un referente en la cocina solidaria.

El chef Álvaro Clavijo, del restaurante El Chato en Bogotá, es uno de los siete mejores restaurantes de Latinoamérica.

Álvaro respondió a la petición de su amiga Natalia Carreño gerente del restaurante la Chichería Demente para llevar comida a un albergue donde viven 65 personas, sin ingresos.

A través de las redes sociales han captado más donaciones para poder seguir llevándoles una comida caliente al día.

En Cartagena de Indias el restaurante Celele está colaborando con sus proveedores locales manteniendo un servicio de reparto a domicilio con productos locales para mantener los puestos de trabajo.

Y por su parte el grupo Takami, con 27 restaurantes en Bogotá, ha desarrollado una aplicación <<Dispensa Takami>> donde se pueden adquirir productos de sus 800 proveedores para ayudarles durante esta cuarentena y mantener unos ingresos mínimos. Cuando se unen voluntades, se consiguen cosas realmente maravillosas.

More from Jose Vallejo Herrera

Un paseo por la Zona Colonial de Santo Domingo

Para un español pasear por la Ciudad Colonial de Santo Domingo es...
Read More