Bonaire: una isla holandesa en el sur del Caribe

El destino que sorprende por su belleza en tierra, pero además enamora al sumergirse en sus aguas es Bonaire, una isla neerlandesa, conocida por sus playas ubicadas en ensenadas y sus extensos arrecifes de coral, con abundante fauna marina. Justo en el sur del Caribe se muestra al mundo como el mejor ejemplo de conservación submarina.

La llamada isla “Buen aire”, por su antigua grafía en español, promete un abanico de posibilidades para aquellos viajeros que desean tenerlo todo, desde sus encantadores paisajes, playas con aguas cristalinas, clima tropical, deportes acuáticos y sorprendente belleza submarina.

Vista de la isla de Bonaire
Vista de la isla de Bonaire

Sin duda, uno de los atractivos de Bonaire es observar la flora y fauna marina; es considerada como una de las islas caribeñas con mayor conciencia de conservación y por demás, líder en el turismo sostenible.

Ese lugar encantador que cuenta con diversas especies marinas; 469 variedades de peces; y sirve de hogar a 57 especies de coral blando y pétreo.

Visitar Bonaire es sumergirse en su riqueza histórica y cultural; su pasado colonial es considerado uno de sus mejores tesoros turísticos.

Conocer su historia es descubrir y abrazar la magia que esconde este paraíso caribeño

La Isla de Bonaire es considerada como una de las islas caribeñas con mayor conciencia de conservación y por demás, líder en el turismo sostenible.
La Isla de Bonaire es considerada como una de las islas caribeñas con mayor conciencia de conservación y por demás, líder en el turismo sostenible.

Bonaire está situada al sur del mar Caribe, frente a la costa occidental de Venezuela, y forma parte del grupo de islas de Sotavento, en las Antillas Menores, junto con Aruba y Curazao.

Fue colonizada por los españoles en 1499 y formó parte de España, por aproximadamente un siglo. Los holandeses se independizaron en el año 1636, convirtiéndose, al igual que Aruba y Curazao en colonia holandesa.

En enero de 1986, Bonaire pasó a ser un territorio del Reino de los Países Bajos. Luego, en el 2010, se acordó que el Reino de los Países Bajos, se componía de cuatro partes: Curazao, Saint Maarten, Aruba y los Países Bajos (que incluye a tres islas del Caribe: Bonaire, Saba y San Eustaquio). Es decir, Bonaire pasó de ser un territorio a ser un municipio especial dentro de los Países Bajos.

Su idioma oficial es el holandés y el papiamento (un idioma, que surgió entre los esclavos y que resulta de la combinación de lenguas africanas).

Qué hacer en Bonaire: buceo, snorkel y windsurf

Buceo en las aguas cristalinas de la isla de Bonaire
Buceo en las cristalinas aguas de la isla de Bonaire

Su más grande tesoro reposa sobre sus aguas, la variedad de su fauna y flora marina rodean toda la isla, convirtiéndola en uno de los lugares ideales para practicar buceo y snorkel. Cuenta con una reputación internacional y es catalogado como uno de los mejores destinos de buceo del mundo.

La zona de navegación de windsurf en Bonaire está en la bahía de Lac Bay. Sin duda un punto de referencia global para disfrutar de ese deporte. Allí es donde se realiza una etapa de la copa mundial de windsurf y es la casa de algunos de los mejores navegadores.

86 spots de buceo salpican las orillas de Bonaire, y todos son fácilmente accesibles desde Kralendijk, su capital. Buzos de todas partes del mundo la prefieren.

Las paradisíacas playas de Bonaire

Playas de la isla de Bonaire
Playa de la isla de Bonaire

El Caribe alberga las playas más paradisíacas del mundo y Bo naire no es la excepción. Esta pequeña isla se caracteriza por playas, de aguas mansas. Allí encontramos unas 10 playas de arenas blancas, rosadas y negras.

Una de las playas más famosas de Bonaire es Sorobon. Sus aguas cristalinas y de pocas olas la convierten en el lugar ideal para disfrutarla en familia, sobre todo, resulta perfecta para el disfrute de los más pequeños.

Lac Bay

Para los más aventureros está Lac Bay, idónea para practicar surf y perderse en sus aguas.

Si te decides por Bonaire, sin dudas te sorprenderás, con su cielo azul, mágicas playas y esa interesante influencia holandesa, que la convierten en un lugar favorito, que seguro encabezará tu wishlist. Nunca olvidarás el aroma a Ámsterdam de sus calles, mezclado con el inconfundible sabor a Caribe.

Autora:  María del Carmen Rondón  @maricarmenrondon

Practica del buceo y snorkel en la Isla de Bonaire
Practica del buceo y snorkel en la Isla de Bonaire
Salinas en la isla de Bonaire
Salinas en la isla de Bonaire
Buceo en las playas de la isla de Bonaire
Tags from the story
, ,
More from Maricarmen Rondón

La isla de Anguila

¡Oh! El Caribe… Continuamos explorando nuestro irresistible Caribe, en esta ocasión nos...
Read More