Atardecer sobre uno de los baluartes que protegen la ciudad